Posts Tagged ‘tienda’

h1

A vueltas con la licencia

2 octubre, 2009

Hace ya tiempo, hablé de un curioso caso que se me dió con un cliente y la licencia de Windows XP, pues ahora, gracias a otro de mis clientes, voy a darle una vuelta más de tuerca a la licencia de tan afamado sistema operativo.

Partamos de la base, por si alguien desconoce esto, que se compra Windows XP, bien sea en OEM junto a un ordenador nuevo o RETAIL con su cajita, por lo que se paga es por la pegatina que acompaña al Cdrom de instalación del sistema operativo. Lo que realmente vale, es la pegatina.

Bien, una vez dicho esto, lo que yo le comentaba mi cliente es que cuando se vende un ordenador nuevo que va con Windows original instalado, el ensamblador está obligado a pegarle la pegatina en algún sitio visible del equipo, como por ejemplo en uno de los laterales, porque Microsoft así lo determina para que sea válida esa licencia y que no le caiga un paquete a la empresa o tienda donde se vendió ese equipo.

Y mi cliente me decía que él cuando vende un ordenador con Windows instalado, lo que hace es dejarle la pegatina tal cual viene en su bolsita de plástico, y que luego el cliente decida lo que hacer con ella que para eso es suya. Que no entendía porqué tenía que pegar la pegatina en la carcasa.

Total, que después de un rato de charla sin que llegásemos a ninguna conclusión, excepto que los dos teníamos una versión lógica sobre el tema, lo dejamos por imposible.

O eso parecía, porque esta mañana he estado buscando información acerca de esto, a ver si había algo que me demostrase que Microsoft puede emprender acciones legales contra alguien que no pegue la pegatina, basándome en la opinión de mi cliente.
Miro en el contrato de licencia de Windows XP Home edition y no hace referencia a donde colocar la licencia en ninguno de los puntos. Miro el contrato de licencia de Windows XP Professional y en el punto 13 dice esto
JUSTIFICANTE DE LICENCIA PARA EL USUARIO FINAL.
Si adquirió el Software en un disco compacto u otro soporte físico, una etiqueta “Justificante de Licencia“ (“Proof of License”) genuina de Microsoft que acompaña a una copia original del software identifica una copia con licencia del Software. Para que la etiqueta sea válida, tiene que aparecer sobre el paquete de software de Microsoft. Si recibe la etiqueta por separado, no es válida. Usted debe conservar el paquete con la etiqueta a fin de justificar que tiene licencia para utilizar el Software.

Entonces me pregunto yo, si en la licencia del uno no pone nada y en la licencia del otro pone que la pegatina tiene que ir junto con el software y conservarla para justificar que es original ¿porqué hay que pegarla en algún sitio visible? ¿quién dice esto? ¿realmente es ilegal no hacerlo?
Que me pongo a pensar yo simulando un ejemplo y es como si te compras un coche y el fabricante te obligase a llevar en el capó, bien grande, el logotipo en vinilo de la marca, porque sí, porque él lo dice y si lo quitas te arriesgas a que te caiga una multa.

Mientras que nadie me demuestre lo cierto de esta teoría, seguiré maldiciendo la monopolitaria dictadura que utiliza Microsoft.
He dicho.

h1

Pesetas

3 julio, 2009

Ayer tarde, dando una vuelta por un concurrido centro comercial, mi curiosidad y porqué no decirlo, mi deformación profesional, me llevó hasta el escaparate de una tienda de todo un poco, cámaras, móviles, reproductores mp4 y cacharros geeks de todo tipo.
Cuando estaba apunto de abandonar el estado catatónico en el que me encontraba. me fijé en uno de los carteles que había

¿Todavía se puede pagar en pesetas? ¿A estas alturas, quién tiene?
Aunque bueno, igual si me pongo a mirar por casa, algo sale y a tiempo estoy todavía de darle un buen uso.

h1

Un cuento, el microprocesador y el amigo informatico

31 julio, 2008

Erase una vez un microprocesador, al cual no hacían trabajar mucho. Su edad debía rondar los 4 años y se mantenía impoluto debido a que lo conectaban unas pocas horas al día. Era un AMD Sempron 3400 que aunque no era demasiado potente, cumplía con creces las tareas que le mandaban.

Como siempre mantenía una buena temperatura, no hacía que su dueño tuviera que preocuparse.
Pero un buen dia, de repente, llegó el verano y con ello un sofocante calor. Entonces el pobre microprocesador, harto de tragar polvo acumulado, empezó a apagarse para que su dueño se diese cuenta que algo lo incomodaba y debía llevarlo a una tienda para que le cambiasen el anticuado y ruidoso ventilador que sostenía.

Entonces el dueño tuvo una idea mucho mejor, llamaría a su amigo informático que le haría el arreglo sin cobrarle. Pero el dueño no contaba con que su amigo informático no era tan informático como decía. Su amigo acudió veloz con un ventilador nuevo y se puso a la faena. Sacó el viejo ventilador y una vez fuera, sacó también al microprocesador.

Cegado por la luz, aguardó acurrucado unos instantes, hasta que el amigo informático lo volvió a meter en su anclaje.
Bueno, hasta que el amigo informático lo intentó, porque no se había dado cuenta que el indefenso microprocesador tenía postura y a base de empujones le dobló varias de sus patitas.

Una vez todo montado y creyendo haberlo hecho bien, lo pusieron en marcha, pero cual fué su sorpresa que tras la sencilla y barata reparación, el ordenador no encendía. Alarmados intentaron buscar una solución, pero al no encontrarla decidieron llevarlo a la tienda de informática para ver que éra aquel extraño suceso que estaba pasando.

Allí les dijeron que el microprocesador había sufrido una muerte agónica, que estuvo durante horas debatiéndose entre la vida y la muerte, pero desgraciadamente no pudieron hacer nada por él.

Y colorín colorado, este cuento debía haber acabado.

Pero no, porque resulta que esos microprocesadores ya no se fabrican, ¿y qué significa eso? que el dueño del microprocesador, ese que tenía pensado que el arreglo le saldría gratis, ahora tiene que comprar otro microprocesador, una placa base y su correspondiente memoria.

Y ahora si, este cuento se ha acabado.
FIN