Posts Tagged ‘SAT’

h1

La importancia de llamarse Ernesto

31 agosto, 2009

O como una vez más, se demuestra que es de vital importancia tener un amigo informático.
Resumo lo acontecido.

Suena mi móvil y al mirar la pantalla veo que es una antigua compañera de trabajo, de la que no sé nada desde el dia en que la despidieron. Raro, raro, raro, pienso yo.
Tras descolgar y los amables saludos de rigor, la conversación se desarrolló más o menos así.
– Pues te llamaba porque el ordenador me ha petao.
– Vaya putada faena, si.
– Era por si me lo podías echar un vistazo.
– Por poder mirarlo, lo puedo mirar, pero esque da la casualidad de que estamos en pleno montaje de unos equipos y no sé cuando podré ponerme con él.
– Ahhhh, bueno yo te lo llevo y me dices algo ¿vale?.
– Muy bien.
– Me pasaré en un par de dias, porque tengo que ir a un sitio que me coge de camino y así aprovecho el viaje.
– Vale, pues por aquí estaré.

Lejos de pasarse en ese par de dias prometido, y más habiendo un fin de semana por medio, esa misma tarde tenía allí el ordenador petao.
Le dije que me lo dejase y que cuando pudiese, lo miraría y le diría algo. Tras explicarme varias veces los sintomas que tenía, como se le había apagado repentinamente y que dentro tenía todos los datos, se fué no muy convencida porque no lo había destripado en aquel momento.

La tarde siguiente, en un hueco que tuve, cogí el equipo y basándome en los sintomas descritos, me puse manos a la obra. Tras algunas comprobaciones, el diagnóstico estaba claro, la fuente de alimentación y la placa base habían pasado a mejor vida.
Entonces entré en la parte más complicada, buscar una placa base similar a la que tenía para que al cambiársela el sistema no sufriese demasiados cambios y pudiese iniciar. Tras una larga búsqueda, encuentro una de similares características, compatible con su microprocesador socket 775, con su memoria DDR400 y con su tarjeta gráfica AGP.

Un rato después ya tenía la placa montada en su carcasa, con todos sus componentes puestos y funcionando a la perfección. Instalo los nuevos drivers, le actualizo el antivirus, el sistema y llamo a la dueña de la criatura.
– Bueno, pues ya tienes el equipo arreglado.
– ¿Ya? ¿y qué le pasaba? ¿y las fotos y todo lo que había dentro?
– Tenía la fuente de alimentación y la placa base rota, pero no te preocupes que está todo igual que lo tenías. Vamos, que al encenderlo no notarás que se le ha hecho nada.
– Uf, que susto. Bueno, y ahora dame el otro susto.
– Pues el precio exacto no lo sé, pero creo que ronda los 100 euros
– …
– Que no! En total será algo menos de 30 euros, la placa cuesta sobre los 15 euros y la fuente de alimentación unos 10 euros, pues echa cuentas.
– ¿Solo?
– Pues si, pero vamos que si ves que es poco y te vas a sentir mal, te rascas el bolsillo por las molestias de vermelas y deseármelas para encontrar una placa como la tuya, porque la mano de obra no te la he cobrado y así todos contentos.
– Bueno, mejor te invito a una cerve y en paz ¿no?
– Si tu lo dices…
– Vale, pues en cuanto pueda me paso a por él.
– Perfecto.

No habían pasado dos horas desde la finalización de esta llamada cuando estaba allí para recoger el equipo.
Se marchó contenta, con su equipo reparado, en menos de dos dias, tal cual lo tenía antes de la avería y por tan solo 25 euros.
Esque así da gusto.

h1

Chuches

21 agosto, 2009

Después de terminar el montaje infernal hace un rato, me cuelgo la medalla, me hincho el pecho por el trabajo bien hecho, acabado a tiempo y me doy un merecido descanso.
Y siendo viernes ¿qué mejor manera de empezar este relax que viendo un video que me lleva hasta el pasado, hasta mi tierna infancia?

Dedicado a todos aquellos que vivieron el esplendor de los 80, que lo disfruteis.
Visto en Meneame.

h1

25

19 agosto, 2009

Se supone que agosto es un mes tranquilo.
Se supone que muchos clientes están de vacaciones.
Se supone que en esta quincena mucho más porque se aprovecha la fiesta.

Entonces es cuando ves un pedido y te paras a pensar ¿como puede ser que un cliente nos haya pedido 25 ordenadores montados?
Pues es así, y como la mayoría de mis compañeros estarán dorando sus cuerpos en la playa, soy el encargado de montarlos.
Ah, y son para el viernes.

h1

Pinceladas de humor veraniego

18 agosto, 2009

Mientras intento evadir los marrones y despejarme de la cantidad de trabajo acumulada, os dejo unas pequeñas muestras de humor veraniego.

Visto en El Mundo y en Esto es importantisimo, respectivamente.

h1

De vuelta

17 agosto, 2009

Pues si, se terminó lo bueno y tal y como dicen, han pasado volando, casi sin enterarme.
Hoy estoy aquí, de nuevo de vuelta, intentando asimilar mi nuevo estado, mi nueva situación, intentando adecuarme a los horarios que ya casi había olvidado.

Probablemente en los próximos dias haya unas cuantas historias dispuestas a ser contadas porque desde el cajón, unos cuantos marrones están diciendo mi nombre a gritos.
Bonita vuelta al cole, sic.

h1

Hay dias

26 junio, 2009

Hay dias.
Si, supongo que como en todo, hay dias. Dias en los que te estás rascando las narices sin tener nada que hacer, viendo como el tiempo pasa pareciendo que se detiene, que la manilla no quiere avanzar.
Pero luego, por contra, te encuentras con dias en los que no paras, te lias con unas cosas, te enredan con otras y cuando miras el reloj, pones los ojos como platos porque no te puedes creer que hayan pasado varias horas.

Pues este último caso, es hoy para mi.
Se preveía un viernes tranquilo por el casi nulo volumen de trabajo de los últimos dias, pero en estos momentos estoy inmerso en el montaje de dos equipos, uno de ellos nuevo e instalando/configurando tres Windows XP en tres equipos distintos.

Y esque hay dias que como dice un compi del curro, o calvo o tres pelucas, pero como dice mi abuela, y que no falte.

h1

Llamada inusual

17 diciembre, 2008

Hace unos dias un cliente nos encargó un equipo de gama media, el cual fuí responsable de montar, instalar Windows XP y configurar. Tras acabar, lo tuve durante varias horas sometido a unos test para comprobar la estabilidad del equipo, y los pasó sobradamente.
Dí el equipo por terminado, llamé al cliente, y al ser viernes acudió raudo y veloz a recogerlo para poder dedicarle unas cuantas horas el fin de semana.

El lunes a primera hora me llama el cliente diciéndome que el equipo le daba pantallazos azules cuando veía la televisión por internet. Extrañado, le digo que me lo traiga y me pongo a mirarlo.
Como en la mayoría de los casos, éstos errores de deben a un problema de hardware, testeo el disco duro, la memoria y pasa bien ambos test. Prosigo con la ley de descartes y lo siguiente que tocaba probar era la placa y el microprocesador, pero decidí investigar si el problema pudiese estar originado por el software, es decir por Windows.

Al entrar al escritorio, ví que el cliente se había entretenido en instalar algunos programas como el emule, el azureus y varias barras para internet explorer, asique decidí poner un disco duro vacío, instalarle windows y ver si daba algún problema.
Una vez hecho, lo estuve probando y haciendo los mismos movimientos internautas que hacía el cliente en su casa para buscar el fallo, pero este no aparecía, asique supuse que habían toqueteado algo del sistema operativo. Volví a reinstalarselo y configurárselo en su disco duro.
Un par de dias con el ordenador encendido, conectado a internet y sin problemas. Prueba superada.

Pero nada más lejos, al dia siguiente viene el cliente con el equipo bajo el brazo y me dice que sigue igual, que le sigue dando pantallazos. Ante esta situación, yo puse mi mejor cara de incrédulo y le dije que no sé donde podía estar el fallo porque a mi me había funcionado sin problemas.

Cuando me quedé a solas con el equipo, lo encendí, ví que no habían instalado programa alguno, lo volví a conectar a internet y me puse a pensar de donde podía venir el fallo, porque seguía sin encontrarlo.

Me encontraba en medio de una de esas reparaciones UFO con la que de vez en cuanto topamos, la cual no tiene mucha explicación y por tanto tampoco mucha lógica.
Pero mientras hacía tiempo y destripaba otro ordenador se me encendió la bombilla ¿y si el problema es de algo que conectan?
Entonces llamé al cliente, y éste me dijo que lo único que conectaba era la impresora y el router, ambos por USB.

Por indice de probabilidad, la impresora es más dificil que dé problemas, asique dirigí mis investigaciones hacia el router.
Unas horas más tarde, y viendo que el equipo me seguía funcionando perfectamente, llamé al cliente y le dije que se pasara a recoger el equipo.
Cuando vino, aparte de su CPU, le dí un latiguillo de red. Le expliqué como tenía que conectarlo tanto al router como al ordenador y se fué, no sin cierto temor a que tuviese que volver por donde había venido.

Un par de dias más tarde suena el teléfono a primera hora de la mañana, lo coge un compañero y me lo pasa. Al escuchar quien era temí lo peor, mis cimientos en la materia empezaron a resquebrajarse, paletadas de tierra comenzaban a cubrir mis hipótesis cuando …
“Oye, que soy XXX, que el ordenador me va de puta madre! incluso hasta noto que va mejor internet, más rápido! Era solo para que lo supieses y para que me digas cuánto tengo que pagarte por el cable que me diste”

Respiré hondo, volví a creer en mí, rios de adrenalina recorrieron mi interior y un vigoroso subidón de moral me invadió.
Y esque, aunque parezca raro, hay llamadas que son capaces de alegrarte el dia.
Por supuesto, el cable fué cortesía de la casa.