Posts Tagged ‘llamada’

h1

Llamada inusual

17 diciembre, 2008

Hace unos dias un cliente nos encargó un equipo de gama media, el cual fuí responsable de montar, instalar Windows XP y configurar. Tras acabar, lo tuve durante varias horas sometido a unos test para comprobar la estabilidad del equipo, y los pasó sobradamente.
Dí el equipo por terminado, llamé al cliente, y al ser viernes acudió raudo y veloz a recogerlo para poder dedicarle unas cuantas horas el fin de semana.

El lunes a primera hora me llama el cliente diciéndome que el equipo le daba pantallazos azules cuando veía la televisión por internet. Extrañado, le digo que me lo traiga y me pongo a mirarlo.
Como en la mayoría de los casos, éstos errores de deben a un problema de hardware, testeo el disco duro, la memoria y pasa bien ambos test. Prosigo con la ley de descartes y lo siguiente que tocaba probar era la placa y el microprocesador, pero decidí investigar si el problema pudiese estar originado por el software, es decir por Windows.

Al entrar al escritorio, ví que el cliente se había entretenido en instalar algunos programas como el emule, el azureus y varias barras para internet explorer, asique decidí poner un disco duro vacío, instalarle windows y ver si daba algún problema.
Una vez hecho, lo estuve probando y haciendo los mismos movimientos internautas que hacía el cliente en su casa para buscar el fallo, pero este no aparecía, asique supuse que habían toqueteado algo del sistema operativo. Volví a reinstalarselo y configurárselo en su disco duro.
Un par de dias con el ordenador encendido, conectado a internet y sin problemas. Prueba superada.

Pero nada más lejos, al dia siguiente viene el cliente con el equipo bajo el brazo y me dice que sigue igual, que le sigue dando pantallazos. Ante esta situación, yo puse mi mejor cara de incrédulo y le dije que no sé donde podía estar el fallo porque a mi me había funcionado sin problemas.

Cuando me quedé a solas con el equipo, lo encendí, ví que no habían instalado programa alguno, lo volví a conectar a internet y me puse a pensar de donde podía venir el fallo, porque seguía sin encontrarlo.

Me encontraba en medio de una de esas reparaciones UFO con la que de vez en cuanto topamos, la cual no tiene mucha explicación y por tanto tampoco mucha lógica.
Pero mientras hacía tiempo y destripaba otro ordenador se me encendió la bombilla ¿y si el problema es de algo que conectan?
Entonces llamé al cliente, y éste me dijo que lo único que conectaba era la impresora y el router, ambos por USB.

Por indice de probabilidad, la impresora es más dificil que dé problemas, asique dirigí mis investigaciones hacia el router.
Unas horas más tarde, y viendo que el equipo me seguía funcionando perfectamente, llamé al cliente y le dije que se pasara a recoger el equipo.
Cuando vino, aparte de su CPU, le dí un latiguillo de red. Le expliqué como tenía que conectarlo tanto al router como al ordenador y se fué, no sin cierto temor a que tuviese que volver por donde había venido.

Un par de dias más tarde suena el teléfono a primera hora de la mañana, lo coge un compañero y me lo pasa. Al escuchar quien era temí lo peor, mis cimientos en la materia empezaron a resquebrajarse, paletadas de tierra comenzaban a cubrir mis hipótesis cuando …
“Oye, que soy XXX, que el ordenador me va de puta madre! incluso hasta noto que va mejor internet, más rápido! Era solo para que lo supieses y para que me digas cuánto tengo que pagarte por el cable que me diste”

Respiré hondo, volví a creer en mí, rios de adrenalina recorrieron mi interior y un vigoroso subidón de moral me invadió.
Y esque, aunque parezca raro, hay llamadas que son capaces de alegrarte el dia.
Por supuesto, el cable fué cortesía de la casa.

Anuncios
h1

La familia es la familia

21 noviembre, 2008

En ocasiones, un familiar recurre a tus servicios, y extrañamente no es porque se haya quedado sin internet o el ordenador le vaya muy lento, sino porque debido a la publicidad abrasiva y al constante machacar al que uno de sus hijos le tiene sometido, decide que necesita es un equipo nuevo.

Aqui es cuando subes a la palestra y recibes la llamada del ahorro.
Después de un rato intentando, en vano, que entienda conceptos como memoria, gigas y wifi, la conversación termina con “Yo no entiendo, pero hazme un presupuesto de un ordenador bueno para que el chaval se baje cosas de internet, que pueda jugar a los juegos modernos esos que salen por la tele y que no sea muy caro”.

Y empieza el puzzle.
Mete esta placa, ponle este tipo de memoria, un disco duro grandecito, una tarjeta gráfica en condiciones, un microprocesador con cuatro nucleos, grabadora de DVD…
Compruebas que todo cuadra, entonces miras al final y ves el precio.
Es caro pero potente, para los juegos irá bastante bien.

Le llamas y lo único que acierta a decir es “Hostia macho, que estamos en crisis”.
Y comienzas un dialogo donde intentas explicarle, de la mejor manera posible, que para jugar necesita una tarjeta gráfica buena y unos componentes acordes para que el ordenador vaya ligero.
“¿Tanto cuesta una tarjeta de esas? Pues no, ponle una normal y si no puede jugar que no juegue. Que se ponga la play que para eso la tiene. Y mira a ver si puedes quitar algo para que baje el precio”.

Asique otra vez a armar el puzzle.
Quita este modelo de placa y ponle el inferior, la memoria la dejamos, ponemos este otro microprocesador dual core, el disco duro también lo dejamos, una tarjeta gráfica más sencillita…
Y cuando está todo listo de nuevo le llamas, parece que el nuevo precio le cuadra y te da el visto bueno para que empieces a montarlo.
Entonces para curarte en salud y ganar tiempo, le mandas el presupuesto por email a la única cuenta de correo que tienen, la del messenger del hijo.

Y se lia del tó.
El chaval ve el presupuesto y como entiende de informática porque en el instituto está haciendo un curso de Office y los de su clase le dan muchos consejos, le dice al padre que no, que el ordenador tiene que llevar más memoria y una tarjeta gráfica de 1Gb porque si no los juegos no funcionan.
Y claro, nueva llamada para ponerte al tanto.

A desmontar y montar el puzzle de nuevo.
La placa se queda, ampliamos memoria, ponemos la tarjeta gráfica del principio, ponemos un disco duro de menos capacidad, dejo el mismo microprocesador…
Total, que después de varios presupuestos, intentando que, por componentes, le parezca bien al hijo y, por precio, le parezca bien al padre, damos con una configuración que satisface a ambos.

Empiezan las llamadas a proveedores y las consultas a través de internet.
Una sensación de locura te invade cuando ves que algunos componentes están más caros, otros se han agotado y tardarán unos dias en llegar, incluso uno de ellos está descatalogado…

Pero llega un momento en el que, por fin, todos los componentes obran en tu poder.
Lo montas poniendo especial empeño, porque eres consciente de que a partir de ese momento serás al único que llamen cuando algo le pase.
Se establece un vínculo invisible el cual penderá sobre tí, como espada de Damocles.

Empleas varias horas en hacerle distintos tipos de pruebas y en pasarle infinidad de test a todos y cada uno de los componentes.
No falla nada, va como la seda y decides hacer la llamada definitiva, en la que les dices que el equipo, su equipo, está listo y pueden pasar a recogerlo.
“Oye, una cosita ¿la torre no tendrá más de 40 cms de alta, no? esque sino no me cabe en el mueble”

Y esque la familia, es la familia.