Posts Tagged ‘cuento’

h1

Meneado

4 agosto, 2008

El otro dia decidí, por darle un toque de humor irónico, contar una reparación verídica en forma de cuento. Ésta historia le pareció curiosa o digna de ser leída a Venom y la subió a meneame.
No consiguió aparecer en la portada pero lo que si consiguió fué batir el record de visitas al blog, con 1637, y colocarme, por primera vez en mi ciberexistencia, entre las mejores entradas del dia y en el puesto 80 de WordPress.

Nunca me han gustado los comentarios de este tipo por si pudieran parecer pretenciosos, pero esque hoy lo necesito, tengo que empezar la semana con una buena dosis de autoestima.
Gracias a todos.

Anuncios
h1

Un cuento, el microprocesador y el amigo informatico

31 julio, 2008

Erase una vez un microprocesador, al cual no hacían trabajar mucho. Su edad debía rondar los 4 años y se mantenía impoluto debido a que lo conectaban unas pocas horas al día. Era un AMD Sempron 3400 que aunque no era demasiado potente, cumplía con creces las tareas que le mandaban.

Como siempre mantenía una buena temperatura, no hacía que su dueño tuviera que preocuparse.
Pero un buen dia, de repente, llegó el verano y con ello un sofocante calor. Entonces el pobre microprocesador, harto de tragar polvo acumulado, empezó a apagarse para que su dueño se diese cuenta que algo lo incomodaba y debía llevarlo a una tienda para que le cambiasen el anticuado y ruidoso ventilador que sostenía.

Entonces el dueño tuvo una idea mucho mejor, llamaría a su amigo informático que le haría el arreglo sin cobrarle. Pero el dueño no contaba con que su amigo informático no era tan informático como decía. Su amigo acudió veloz con un ventilador nuevo y se puso a la faena. Sacó el viejo ventilador y una vez fuera, sacó también al microprocesador.

Cegado por la luz, aguardó acurrucado unos instantes, hasta que el amigo informático lo volvió a meter en su anclaje.
Bueno, hasta que el amigo informático lo intentó, porque no se había dado cuenta que el indefenso microprocesador tenía postura y a base de empujones le dobló varias de sus patitas.

Una vez todo montado y creyendo haberlo hecho bien, lo pusieron en marcha, pero cual fué su sorpresa que tras la sencilla y barata reparación, el ordenador no encendía. Alarmados intentaron buscar una solución, pero al no encontrarla decidieron llevarlo a la tienda de informática para ver que éra aquel extraño suceso que estaba pasando.

Allí les dijeron que el microprocesador había sufrido una muerte agónica, que estuvo durante horas debatiéndose entre la vida y la muerte, pero desgraciadamente no pudieron hacer nada por él.

Y colorín colorado, este cuento debía haber acabado.

Pero no, porque resulta que esos microprocesadores ya no se fabrican, ¿y qué significa eso? que el dueño del microprocesador, ese que tenía pensado que el arreglo le saldría gratis, ahora tiene que comprar otro microprocesador, una placa base y su correspondiente memoria.

Y ahora si, este cuento se ha acabado.
FIN